Ergonomía y productividad empresarial

Ergonomia y productividad en la empresa

La ergonomía como vía para producir más en una empresa

Ergonomía y productividad son dos términos estrechamente relacionados. No se concibe qué es la ergonomía sin sus beneficios empresariales. El autor Ramírez Cavassa, experto en este ámbito, publicó ya en el año 2000 un interesante estudio al respecto. 

La definición de ergonomía podría establecerse diciendo que busca diseñar y utilizar mobiliario, equipamiento y ambientes que garanticen la eficacia y comodidad de los trabajadores. Pero no sólo eso, los principios de la ergonomía también sustentan el aumento de la productividad, con el consiguiente beneficio para la empresa. 

En 2017, los trabajadores españoles estuvieron 8,9 millones días de baja médica por problemas muscoloesqueléticos. ¿Qué significa ésto? Que las empresas españolas perdieron dinero con ellos, por esos millones de días que no trabajaron, muchos más millones, pero de euros. 

Una de las claves que marcan a la ergonomía es el hecho de propiciar que un trabajador esté lo más cómodo y adaptado de forma correcta a su puesto de trabajo no sólo repercute en él, también en su productividad. A mayor productividad y menos bajas, más ingresos y más beneficios. 

Las 4 zonas ergonómicas más influyentes en la productividad

Cuándo estás trabajando, sentado frente al ordenador, y a las horas comienza a dolerte la espalda, tu trabajo se ralentiza; y muchas veces, se para. Lo mismo que sucede si sientes algún malestar debido a una mala postura o a una manipulación de elementos errónea. La productividad de las empresas se ve especialmente afectada por los problemas derivados en 4 zonas ergonómicas. 

La espalda, zona ergonómica 1

El dolor más habitual que sufren los trabajadores de oficinas es el de espalda. Se puede deber a muchas causas; pero la mayoría de la veces responde a estar sentado en una mala silla y a mantener una postura incorrecta para poder escribir o ver la pantalla del ordenador. Este problema es el causante de la falta de energía y escasez de entusiasmo por parte de muchos trabajadores. 

Las muñecas, zona ergonómica 2

La presión en las muñecas de los trabajadores que escriben constantemente en su ordenador es otra zona ergonómica que resulta vital tratar.  Una mala postura de las mismas puede acabar en síndrome del túnel carpiano o en una tendinitis; que pueden llegar a ser muy dolorosas y causar días de baja. La mejor solución es un reposamuñecas. 

Cuello, hombros y ojos, zona ergonómica 3

Los dolores de cuello y hombros reducen la productividad de los trabajadores sustancialmente. La causa principal suele ser tener el monitor mal posicionado. Además, el cansancio y la tensión que provoca ese dolor de cuello y hombros, puede acabar transmitiéndose a nuestros ojos, al esforzar el cuerpo. La ergonomía también trata esta realidad, con elementos que posicionan correctamente los monitores,  para que no cause pérdidas a las empresas. 

El sedentarismo, zona ergonómica 4

Estar 8 horas sentado frente al ordenador acaba cansando a cualquier trabajador. La ergonomía desarrolla soluciones que eviten que esa falta de actividad acabe perjudicando la circulación sanguínea del trabajador, afectando a su productividad. Las estaciones de trabajo versátiles, que permiten hacer ciertas actividades de pie, son una solución cada vez más en uso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *